A cada parpadeo, nace un Big Bang

La Consciencia eterna abre el Gran Ojo (CORE) y se manifiesta como Tiempo, por tanto Espacio.
La Consciencia eterna se contrae en forma de Bebé humano, que cuando madura abre el Ojo y el Tiempo se contrae en un Ahora, y por tanto el Espacio se contrae en un Aquí.
Esta Consciencia eterna contraída como Tiempo-Espacio, que en el Bebé se contrae a su vez en Ahora-Aquí, los padres la identifican con el tierno cuerpo y sellan la contracción con un Nombre.
“Conócete a Ti Mismo” inicia el camino de vuelta, pues conduce a “Quién Soy” pasando por “Qué no soy”, y así las sucesivas contracciones, es decir, identificaciones, se van disolviendo para que el Recuerdo del Origen avive el Anhelo del Reencuentro.
Leer más

Goethe y el ojo interior

Existe una anécdota que ocurrió en el primer encuentro entre Goethe y de Schiller, en una conferencia sobre botánica que daba Lineo. Los dos poetas se encontraron fuera de la sala de conferencias, ambos molestos por el seco enfoque intelectual del análisis de la naturaleza. Goethe comentó su teoría de la planta arquetípica. Schiller se detuvo y le dijo: “Pero esto es sólo una idea”. Y Goethe respondió pensativamente: “Entonces, gracias a Dios que puedo ver mis ideas con mis ojos”. En ese momento, con esa afirmación reparó sobre una nueva facultad que tenía: de de ver con el ojo interior, que podía aprehender directamente al ser dentro de la forma.

Todos podemos esforzarnos por aprender y desarrollar esta facultad. Es una forma de pensamiento dinámico a través del cual podemos percibir la Inteligencia creadora en cada criatura de la Naturaleza y cómo en ella se refleja la complejidad infinita del Todo maravilloso. Este enfoque ha sido, para mí, una revelación de profunda importancia.

Leer más

Renacer en el espíritu

Cuando Todo y Nada
ya no sean contrarios
sinó reflejos de Lo Mismo,

Nacerás con cada inspiración,
morirás con cada espiración.

Y la Vida se te revelará
en su Éter/nidad,

ajena a los condicionamentos
que conlleva la Mater/ia.

Hubo quién le llamó
Renacer en el Espíritu.

Leer más

Celebramos los 700 seguidores en Facebook

¡Ya somos más de 700 seguidores en mi página de Facebook y más agradecido no puedo estar!
Gracias a los que me seguís día a día y también a los que os acabáis de unir a mi página. Gracias, de
todo corazón, por hacer que esto siga creciendo; pues me motiva más a seguir compartiendo mis
talleres, consejos y reflexiones con todos y cada uno de vosotros.

¡Muchas gracias!

Leer más

La Consciencia, el río de la Vida

La psicología de un pueblo es similar a la psicología de un individuo en cuanto a que ambas tienen fases de mantenimiento de un status quo, dentro del cual la sustancia psíquica fluye creativamente, intercaladas por fases más cortas, más intensas, dolorosas e inciertas, en las cuales asoma el síntoma que fuerza la necesidad de ampliar ese status quo consciencial.
Son fases de crisis en las cuales los parámetros de regulación psíquica (emociones, sueño, vivencia temporal, hambre,..) se alteran para permitir una ampliación no sólo de lo percibido en el mundo, sinó del modo de percibir el mundo, es decir, de un Orden y valores que conformarán la percepción y el nuevo fluir de la consciencia entendida como sustancia psíquica.
Ayer,1 de octubre del 2017, las aguas del río de la Consciencia colectiva de un pueblo rompieron el dique de una legalidad conservadora que tuvo que ser rebalsada para seguir su curso imparable.
Todos los argumentos legalistas del gobierno español para contener ese caudal de dignidad popular quedaron claramente superados por una ética y un coraje ejemplares, que reunieron cabeza, corazón y acción de miles de gentes.
Nadie coaccionó a los votantes para que fueran correctos, y en cambio su conducta ejemplar (presencia, perseverancia, valentía, paciencia,…) surgió de un Espíritu colectivo que emerge cuando un cuerpo social actúa como un solo organismo: un Orden interno nuevo superó en madurez un antiguo orden que se resiste a morir dando “porrazos de ahogado”.
Leer más