Qué mejor manera de empezar noviembre que compartiendo con vosotros el poema ‘De otoño’, de Rubén Darío.  ¡Que tengáis todos un buen inicio de mes y un feliz día de Todos los Santos!

 

Yo sé que hay quienes dicen: ¿por qué no canta ahora
con aquella locura armoniosa de antaño?
Ésos no ven la obra profunda de la hora,
la labor del minuto y el prodigio del año.

Yo, pobre árbol, produje, al amor de la brisa,
cuando empecé a crecer, un vago y dulce son.
Pasó ya el tiempo de la juvenil sonrisa:
¡dejad al huracán mover mi corazón!

De otoño, RUBÉN DARÍO