Carles Ávila

Carles Àvila, psicólogo, constelador, terapeuta bioenergético y biodinámico, pero sobretodo, amante e investigador de la Consciencia en la Tierra, tesoro que de tan cercano nos pasa desapercibido.

Carles, a la par que dedicado a la transformación individual, se centra en el poder del campo grupal y los círculos sagrados para que un máximo número de mujeres y hombres recuperen la confianza, despierten a su potencial, realicen sus dones y los ofrezcan al servicio de la Humanidad.

“Ya de joven, por intuición me atraía todo libro o enseñanza que me aportara comprensión sobre la Consciencia y cómo se manifiesta a través de la Materia como Energía vital. Dudé si estudiar filosofía o psicología, y opté por esta última porque quería un conocimiento que abarcara mente, emociones y su efecto en el cuerpo.

Estuve años leyendo incansable obras de Jung, disfrutando con su profunda visión del inconsciente. Gracias a apasionantes sesiones clínicas con colegas junguianas, inestimables sesiones de análisis con la entrañable Natalia Idelhson, además de mi diario de sueños e imaginación activa, mi ilusión por la psicología sobrevivió los tediosos años universitarios.

Conocí a John Pierrakos en un taller, y me impactó su gran capacidad para confrontar nuestros resistentes egos a la par que amaba la expresión vital espontánea que brotaba cuando éstos cedían. El honor de conocerle y las enseñanzas de Core Energetics que recibí de él poco antes de su muerte son un regalo que todavía recuerdo a cada taller que doy.

Representar en mi primera constelación fue tan conmovedor que pensé: “o es un tongo o es un filón”, y es sin duda un filón de profundas comprensiones sobre vínculos sistémicos, además de un campo fenomenológico sin parangón para la percepción de lo inconsciente. La generosidad de Silvia Kabelka al formarme y permitirme dar formación a su lado, y la lenta belleza de las constelaciones con Hellinger, me dejaron mucho agradecimiento por formar parte de ese movimiento constelativo de revelación continua.

Bernard Darraillans dijo al inicio de su formación de Osteopatía Biodinámica: “os enseñaré a ver con la punta de los dedos”, y sí, nos enseñó a “ver” las imágenes emocionales y mentales que el cuerpo alberga en los tejidos, y cómo al expandir la consciencia por encima del horizonte, una corriente de inteligencia formativa le recuerda su diseño original. Al igual que en la constelación, una fuerza de orden superior vela por el orden perdido si dejamos de interferir. Asombroso.