CONSTELACIONES EN SISTEMAS HUMANOS

Las Constelaciones abren la comprensión y resuelven conflictos entre miembros de una sistema, como son las familias, y permiten constatar, al hacer de representante, que podemos percibir empáticamente a distancia.

Somos gestados y criados en un entorno familiar nos nutre psíquicamente para formarnos y crecer. Cuando en éste resuenan hechos vividos por antepasados que fueron causa de dolor o vergüenza, un nuevo miembro puede también también asimilar esa información (implicación sistémica) y causarle enfermedades, fracasos sentimentales o laborales, inseguridades o desaveniencias familiares.

Toda Constelación se inicia definiendo la mejora, alivio o bendición que el solicitante necesita en su vida, pues el trabajo se orienta a la solución y el logro de lo positivo.

El cliente elige entre los asistentes a personas que harán de representantes de los familiares involucrados, y con actitud centrada, las irá colocando en la sala con la orientación que su intuición le indique para reproducir la imagen interna de su familia.

Cuando los representantes se “sintonizan” con el campo familiar, empiezan a sentirse como la persona representada, y a recibir sensaciones corporales y estados internos emocionales -atribuibles a la persona representada-. Ello da lugar a movimientos lentos que plasman el origen del nudo, y lentamente, junto con alguna intervención del constelador (cambio de posición o frase sugerida a algún representante), revelan los pasos necesarios para deshacer vórtice energético del nudo y restablecer el bienestar.

Una Constelación en grupo es fuente de revelaciones múltiples:

  • la profundidad de los vínculos atemporales que unen a miembros vivos y muertos de un sistema familiar.
  • el amor siempre está presente en la médula de esos vínculos.
  • ese amor y la lealtad consiguiente pueden ser motor de vida, pero también causa de desgracia si no se acompañan de unos Órdenes, y de una mirada humilde y profunda,  que abarca e incluye a todos los ascendientes y lo que hicieron y vivieron, sin distorsionar, sin lamentar y sin juzgar.

Se realiza un “scanner” a fondo del sistema familiar para detectar hechos susceptible de originar implicaciones sistémicas, y luego se realizan Movimientos Constelativos con objetos o muñequitos como representantes para crear el movimiento interno en el cliente que le permitan asimilar posibles vías de solución y restablecimiento del orden sistémico.