SESIONES DE PAREJA y FAMILIA para el Bienestar, el Cambio y la Evolución

Una buena relación de pareja dinamiza la maduración del ser humano. Cuando gracias al Compromiso, sexualidad, amor y proyecto común (pelvis, corazón y ajna) se integran, los cónyugues se sienten coherentes, afortunados y con necesidad de expandir esa felicidad a unos hijos o a su entorno.

Por ello, cuando el proyecto conyugal choca con obstáculos que rompen estado unitivo, los cónyugues se desesperan y se culpan o se alejan para evitar el dolor.

Las sesiones de pareja facilitan que las parejas pasen del enfrentamiento o desánimo al diálogo consciente, con el asesoramiento para identificar y contrarrestar los factores caracteriales, comunicacionales o sistémicos que han generado los obstáculos.

Cuando la pareja engendra hijos se forma la familia, matriz psíquica que contiene y ampara el crecimiento de las criaturas. Es un fractal de la sociedad, como una sociedad a escala donde las situaciones conflictivas de la socialización son resueltas con la dedicación aplicada de los valores paternos, y preparan a las criaturas para su escolarización y posterior paso a ser ciudadanas/os de la sociedad.

En las Sesiones de Familia creamos un espacio de psicoterapia, de reflexión y exploración guiada con los padres (ocasionalmente con hijos), para que la familia sea suficientemente buena como matriz psíquica y campo de relaciones basadas en los valores que los padres quieren transmitir a sus hijas/os.

Nos servimos de la psicoterapia, las constelaciones familiares y la bioenergética evolutiva para comprender la problemática inicial y desarrollar recursos en los padres para que afronten con éxito su resolución.