HOMBRES HUMANOS - Talleres de Transformación personal para la Evolución colectiva

El hombre ofrece su masculinidad a la mujer, y ella su feminidad a él. Por tanto, él necesita “recargar” su masculinidad, y ello se da cuando está entre hombres. Ésta es una importante razón de ser de este taller: crear un espacio donde hombres relatan sus vivencias desde la visión y el corazón de hombre, siendo escuchados y apoyados por hombres,  para que en ese intercambio ocurra espontáneamente una potenciación de lo masculino en todos los participantes. Las creencias, códigos morales o roles directivos se sustituyen por la simple presencia, la soberanía personal y la amabilidad.

En este grupo de trabajo cada participante podrá tomar conciencia, explorar y compartir su vivencia de tres movimientos iniciáticos de la masculinidad:

Habiendo nacido de madre, el primer movimiento es «ponerse al lado del padre»: cómo cada participante lo ha vivenciado o añorado en su vida y qué consecuencias sitémicas lo han originado. Movimientos interiores que llevan a una buena expresión de la masculinidad: una relación cooperativa con la autoridad, una capacidad saludable asumir la iniciativa, rigor sin rigidez, fuerza sin imposición, poder sin abuso; la comunicación empática con otros hombres, y el trato respetuoso y cooperativo con la mujer.

El segundo movimiento ocurre cuando un hombre toma por pareja una mujer, y ella a su vez le toma como pareja: qué es para el hombre darse a una mujer, qué sacrifica y a cambio de qué, y en qué condiciones la pareja tiene unos cimientos sólidos, con fuerza para el compromiso, con una sexualidad que les reúna plenamente como expresión del equilibrio entre el dar y tomar el uno del otro. Abrirse al misterio de la feminidad encarnada en la pareja.

El último movimiento tiene lugar cuando el hombre se abre a ser padre y fecunda a la mujer, pasando ambos la vida a su criatura. Cómo vive el hombre el embarazo, promesa de la ampliación de pareja a familia, cuál es su función en la tríada y la importancia de su función como padre para el hijo y la hija.

El trabajo  emplea rituales derivados de las Constelaciones Familiares, la práctica bioenergética para facilitar la autopercepción corporal y emocional, las visualizaciones guiadas y la práctica sonora con la voz.