El ojo que ve

Símbolo del Ojo que ve
A través de lo Visible.
Dos mundos entrelazados.

Leer más

Bienvenido diciembre

¡Ya es diciembre! En un abrir y cerrar de ojos nos hemos plantado en el último mes del año. El frío se ha instalado para quedarse una buena temporada y las luces de navidad ya brillan por las calles. Es tiempo de celebrar y de compartir, empezando por hoy. ¡Feliz diciembre a todos!

Leer más

AI BISOGNO DI DOLCE FAR NIENTE

Infinitas películas por ver, fotografías para hacer y retocar, vídeos para distraerse, música para bajarse y entretenerse, ebooks por leer, escapadas para planear,…
… quien se extraña que el insomnio y el TDH sean una epidemia en nuestra sociedad?
…sucumbirán los que no recuerden la virtud del “dolce far niente”, versión mediterránea de la meditación zen.
(Fotografía de Santi Ávila: Zorro salvaje del Montseny)
Leer más

Reverencia

Callar es inhibir el habla

Estar en Silencio es
afinarse con la Nada

Ser Silencio debe ser…
no bastan palabras

Reverencia
Reveren
Reve
Re
R
.

Leer más

Bienvenido Noviembre

Qué mejor manera de empezar noviembre que compartiendo con vosotros el poema ‘De otoño’, de Rubén Darío.  ¡Que tengáis todos un buen inicio de mes y un feliz día de Todos los Santos!

(más…)

Leer más

A cada parpadeo, nace un Big Bang

La Consciencia eterna abre el Gran Ojo (CORE) y se manifiesta como Tiempo, por tanto Espacio.
La Consciencia eterna se contrae en forma de Bebé humano, que cuando madura abre el Ojo y el Tiempo se contrae en un Ahora, y por tanto el Espacio se contrae en un Aquí.
Esta Consciencia eterna contraída como Tiempo-Espacio, que en el Bebé se contrae a su vez en Ahora-Aquí, los padres la identifican con el tierno cuerpo y sellan la contracción con un Nombre.
“Conócete a Ti Mismo” inicia el camino de vuelta, pues conduce a “Quién Soy” pasando por “Qué no soy”, y así las sucesivas contracciones, es decir, identificaciones, se van disolviendo para que el Recuerdo del Origen avive el Anhelo del Reencuentro.
Leer más

Goethe y el ojo interior

Existe una anécdota que ocurrió en el primer encuentro entre Goethe y de Schiller, en una conferencia sobre botánica que daba Lineo. Los dos poetas se encontraron fuera de la sala de conferencias, ambos molestos por el seco enfoque intelectual del análisis de la naturaleza. Goethe comentó su teoría de la planta arquetípica. Schiller se detuvo y le dijo: “Pero esto es sólo una idea”. Y Goethe respondió pensativamente: “Entonces, gracias a Dios que puedo ver mis ideas con mis ojos”. En ese momento, con esa afirmación reparó sobre una nueva facultad que tenía: de de ver con el ojo interior, que podía aprehender directamente al ser dentro de la forma.

Todos podemos esforzarnos por aprender y desarrollar esta facultad. Es una forma de pensamiento dinámico a través del cual podemos percibir la Inteligencia creadora en cada criatura de la Naturaleza y cómo en ella se refleja la complejidad infinita del Todo maravilloso. Este enfoque ha sido, para mí, una revelación de profunda importancia.

Leer más

Renacer en el espíritu

Cuando Todo y Nada
ya no sean contrarios
sinó reflejos de Lo Mismo,

Nacerás con cada inspiración,
morirás con cada espiración.

Y la Vida se te revelará
en su Éter/nidad,

ajena a los condicionamentos
que conlleva la Mater/ia.

Hubo quién le llamó
Renacer en el Espíritu.

Leer más